Budismo

Escrito por Lama Gendum Rinpoché.

AddThis Social Bookmark Button

 El Despertar del Buda Interior

Cómodo y Libre

La felicidad No puede encontrarse
a través de grandes esfuerzos ni fuerza de voluntad,
pero siempre se encuentra presente,
en total relajación y el dejarse ir.

No te esfuerces.
Porque nada hay que hacer ni no hacer.
Sea lo que sea que aparezca en la mente-cuerpo
carece de importancia,
y tiene poca realidad
¿Por qué identificarse y atarse a eso,
estableciendo juicios sobre ello y sobre nosotros?

Mucho mejor es simplificar,
dejar que todo el juego suceda a su modo,
elevándose y hundiéndose como las olas
sin cambiar ni manipular nada,
y advirtiendo cómo todo se desvanece
y reaparece, mágicamente, una y otra vez
en un tiempo infinito.

Solamente nuestra búsqueda de la felicidad
nos impide verla.
Es como un vívido arco iris al que persigues
sin alcanzarlo jamás,
o como un perro que quisiera cogerse la cola.
Aunque la paz y la felicidad
no existan como una cosa o un lugar determinados,
siempre se puede alcanzar
para que te acompañe en todo instante.

No creas en la realidad de las experiencias buenas y malas;
son como el clima efímero de hoy,
como el arco iris en el cielo.

Tratando de alcanzar lo inalcanzable,
te agotas en vano.
Tan pronto como te abras y te relajes del ansia de coger
surgirá un espacio infinito, abierto, invitador y confortable.

Utilice ese espacio,
esa libertad y comodidad natural.
No busques nada más.
No te internes en la peligrosa jungla
buscando el gran elefante despierto,
que está descansando plácidamente en su guarida
enfrente de tu propio corazón.
Nada que hacer o deshacer,
Nada que forzar,
Nada que necesitar
Y nada que echar de menos.

¡Emaho!¡Maravilloso!
Todo sucede por si solo.