El Poder del Ahora

Escrito por Eckhart Tolle.

AddThis Social Bookmark Button

¿Ha desaparecido la alegría de tus acciones? ¿Estás esperando para empezar a vivir? Si has desarrollado este patrón mental, independientemente de lo que hagas o consigas, el presente nunca será suficientemente bueno; el futuro siempre parecerá mejor. Una receta perfecta para la insatisfacción permanente y el descontento.

¿Estás acostumbrado a esperar? La espera es un estado mental. Significa básicamente que quieres el futuro y no quieres el presente. No quieres lo que tienes y quieres lo que no tienes. Cuando esperas estás creando un conflicto inconsciente entre tu Aquí y Ahora y el futuro proyectado. Esto reduce mucho tu calidad de vida, obligándote a perder el presente.

Si tu Aquí y Ahora te resulta intolerable y te hace desgraciado, tienes tres opciones: retirarte de la situación, cambiarla o aceptarla totalmente. Si quieres asumir la responsabilidad de tu vida, debes elegir una de estas tres opciones y debes elegirla Ahora. Después acepta las consecuencias. Sin excusas, sin negatividad, sin contaminación psíquica. Mantén limpio tu espacio interno.

Normalmente es mejor hacer cualquier cosa que no hacer nada, sobre todo si uno se ha visto atrapado en una situación desdichada durante mucho tiempo.

el poder del ahora

Si cometes un error, al menos aprenderás algo, y así el error dejará de serlo.

Si permaneces atrapado, no aprendes nada. ¿Es el miedo lo que te impide actuar? Reconoce el miedo, obsérvalo, pon tu atención en él, mantente presente ante él. Ese reconocimiento sirve para cortar tu vínculo entre el miedo y tu pensamiento. No dejes que el miedo llegue a tu mente.
Como alternativa, también puedes aceptar completamente tu inactividad, tu vagancia o pasividad del momento, si ésa es tu elección. Entra plenamente en ese estado. Disfrútalo. Se tan vago o inactivo como puedas. Si entras en ello plena y conscientemente, pronto podrás salir. O tal vez no. En cualquier caso, no habrá conflicto interno, ni resistencia, ni negatividad.

Si verdaderamente no hay nada que puedas hacer para cambiar tu Aquí y Ahora, y tampoco puedes retirarte de la situación, entonces acepta totalmente que estás aquí y ahora abandonando toda resistencia interna. De este modo, el falso yo infeliz al que le encanta sentirse desgraciado, resentido o compadecerse de sí mismo no puede sobrevivir. A este acto se le denomina rendición. La rendición no es una muestra de debilidad; al contrario, requiere de una gran fuerza. Sólo una persona que se ha rendido tiene el poder espiritual. La rendición te permite liberarte internamente de la situación, y puede que entonces cambie sin esfuerzo por tu parte. En cualquier caso, rindiéndote eres Libre.

Date cuenta inequívocamente de que el momento presente es lo único que tienes.

Establece tu residencia habitual en el ahora y haz breves visitas al pasado y al futuro cuando tengas que resolver los asuntos prácticos de tu vida.
Ríndete a lo que es. Di Sí a la vida y observa cómo la vida empieza repentinamente a funcionar a favor tuyo en lugar de ir contra ti.