¿Depresión?

Escrito por Ana Jover Garcia-Noblejas.

AddThis Social Bookmark Button

Crecimiento Personal

Me Rindo

Siempre creí que el ser fuerte era una gran virtud, que rendirse era de cobardes, creí que esta vida estaba hecha para los fuertes y valientes, y yo tenía que ser uno de ellos... Hasta que un día, agotada de esforzarme por ser mentalmente fuerte, de sostener día a día toda una carga de sentimientos y emociones que no quería afrontar con el corazón, respire profundamente y en un suspiro inconsciente me salió ¡un Me Rindo!

Pero lejos de sentirme frustrada, derrotada o humillada, sentí un gran alivio y rendición.

Entendí que era a mi mente a la que había derrotado, ya no tenia ninguna barrera controlando mi sentir, y todo salió a luz; pude enfrentarme a mis emociones y sentimientos, sin la coacción de mis pensamientos, de mi Ego y de mi orgullo; lejos de las teorías de cómo se han de hacer las cosas, lejos de las opiniones de aquellos que dicen saberlo todo.

Sólo Yo, frente a frente con mis miedos, en igualdad de condiciones: "desnudos" – Libres...

Y sentí, ya lo creo que sentí; y no fue cómodo, pero sí fácil porque Me Rendí; nada tenia que hacer, ningún esfuerzo, ningún control; sólo dejarme fluir con cada emoción...

Y resolví, ya lo creo que resolví; sentí la Libertad de tomar las decisiones que en Verdad quería tomar, mi Mente no estaba, no había nada que justificar, ni explicar y mucho menos cuestionar. Sentí que era fácil, no había otra opción posible ¡estaba Expresando Mi Verdadera Naturaleza! y cuando te rindes a Ella, Todo es Fácil...

No confundir, rendir con abandonar, éste último implica auto-compadecerse, dejar tu vida en manos de los demás, huir...

Rendirse es de Fuertes y Valientes.
Rendirse es ganar la batalla a la Mente, al Ego y al Orgullo.
Rendirse es un encuentro Íntimo con uno mismo.
Rendirse es el camino hacia la Libertad...

¡Yo Me Rindo!